Página de Banxico con información general sobre créditos en México.

¿Qué es un crédito y cuáles tipos de créditos existen?

Un crédito es un préstamo de dinero que se puede usar para diferentes fines. Los créditos pueden ser de utilidad:

  1. Cuando no se cuenta con el efectivo para cubrir algún gasto no planeado (por ej. una emergencia).
  2. Cuando se desea adquirir un bien duradero (por ej. auto, casa, muebles) y no se cuenta con el dinero suficiente para pagarlo de contado.
  3. Cuando se desea invertir en la compra de un bien productivo (por ej. insumos para un negocio, taxi, local comercial) que se espera genere un ingreso en el futuro.

Es importante recordar que los préstamos, al igual que cualquier otro producto o servicio, tienen un costo. En el caso de los créditos el costo se refleja en las comisiones e intereses pagados adicionales al monto original del préstamo. Además, con excepción de las tarjetas de crédito, las cuales tienen un esquema de pago diferente, los créditos se deben repagar en el tiempo establecido al momento de la contratación.

Existen diferentes tipos de créditos con diferentes costos y características. El tipo de crédito más conveniente para cada persona depende de su perfil particular y del tipo de necesidad que desea cubrir. Entre los tipos de crédito más comunes están las tarjetas de crédito, los créditos automotrices, los créditos hipotecarios, los créditos de nómina, y los créditos personales.

¿Qué necesito para solicitar un crédito?

Es importante saber qué tipo de crédito te conviene más considerando el monto que necesitas, el tiempo en el que lo quieres pagar, tu capacidad de pago, si lo quieres para adquirir un bien o si necesitas efectivo, así como la urgencia con la que lo necesitas. En general, tener un buen historial crediticio es un requisito para obtener crédito, sin embargo, aún sin tener un buen historial crediticio pueden existir opciones de crédito, aunque es posible que la tasa de interés de estas opciones sea más alta. Si no has tenido créditos anteriormente, no tienes historial crediticio; pero también hay opciones de crédito en estos casos.

Habiendo definido el tipo de crédito que deseas (por ej. para comprar un bien durarero, para hacer compras periódicas o a plazos, o para cubrir un gasto inesperado), el siguiente paso es comparar entre diferentes opciones y oferentes para elegir el producto de crédito que más te convenga. En general los requisitos para solicitar un crédito son:

  • Identificación oficial.
  • Comprobante de domicilio (que demuestre tu estabilidad residencial).
  • Comprobante de ingresos (que demuestre tu capacidad de repago).
  • En algunos casos, tener algún bien o aval que garantice el pago del crédito en caso de incumplimiento.
  • Autorización para consulta de tu historial crediticio (sirve para que el banco que ofrece el crédito determine si eres elegible para obtener el crédito solicitado).

¿Qué es el historial de crédito?

Es el registro de todos los créditos que una persona ha tenido y que estuvieron vigentes en los últimos 6 años. Esto, incluye el monto y el plazo de los créditos contratados, el comportamiento de pago, los atrasos y posibles incumplimientos. Las entidades que otorgan créditos reportan esta información a las Sociedades de Información Crediticia (comúnmente conocidas como “Buró de Crédito”).

Cuando una persona solicita un crédito, los bancos consultan su historial de crédito en el Buró de Crédito. Esta información en conjunto con otra que el banco solicite a la persona (ej. comprobante de ingreso, antigüedad laboral) o conozca de ella (en caso de que sea o haya sido cliente), le permite al banco evaluar el riesgo de prestarle dinero a esa persona y decidir si le puede prestar y en su caso con que condiciones (ej. monto, plazo, tasa de interés).

Es importante resaltar que todas aquellas personas que han tenido algún crédito, tienen un historial en el buró de crédito, sin importar si fueron buenos o malos pagadores. Por esta razón, es incorrecto pensar que “estar en el buró de crédito” es malo para una persona.

¿Qué es el plazo del crédito?

Es el periodo de tiempo en el que se debe pagar el préstamo. El plazo se expresa en función de la periodicidad del pago. Por ejemplo, un crédito que se paga mensualmente durante un año tiene un plazo de 12 meses. De manera similar, un crédito que se paga quincenalmente durante un año tiene un plazo de 24 quincenas.

¿Qué es el saldo insoluto de un crédito?

El saldo insoluto a una fecha determinada, es la parte del préstamo que aún no se ha pagado, incluyendo las comisiones que se hayan generado hasta dicha fecha.

Por ejemplo, suponiendo que se tenga contratado un crédito de $5,000 a un plazo de 5 meses, después del segundo pago se tendría un saldo insoluto de $3,000. Y en el caso en el que el pago del segundo mes se hubiera hecho a destiempo y el banco hubiera cobrado una comisión de $200 por pago tardío, el saldo insoluto sería de $3,200.

¿Qué es la tasa de interés?

La tasa de interés determina la cantidad de intereses que pagarás por un préstamo. Se reporta en porcentaje (%) para un periodo determinado (ej. anual, mensual, etc.). El pago total de un crédito incluye el monto original del crédito y los intereses correspondientes, así como las comisiones y seguros aplicables.

Por ejemplo, si adquieres un préstamo de $10,000 a pagar en un año y a una tasa de interés del 10% anual, después de transcurrido el año habrás pagado $11,000; $10,000 correspondientes al monto original del préstamo y $1,000 de intereses. La siguiente tabla muestra los intereses que pagarías al contratar un crédito de $10,000 con diferentes tasas de interés.

Tasa de interés anual Pago de interés anual Pago total sin IVA IVA de intereses Pago total con IVA
10% $1,000 $11,000 $160 $11,160
15% $1,500 $11,500 $240 $11,740
20% $2,000 $12,000 $320 $12,320
25% $2,500 $12,500 $400 $12,900
30% $3,000 $13,000 $480 $13,480

Es importante saber que, con excepción de los créditos hipotecarios, los intereses generan IVA y que entre más alta es la tasa de interés, más caro es el crédito. Adicionalmente, al momento de comparar tasas de interés es importante considerar la periodicidad con la que se reporta la tasa de interés y comparar usando las mismas periodicidades. Así, un crédito con tasa anual del 30% es más barato que un crédito con tasa mensual del 3%, pues este último corresponde a una tasa anual del 36% (3% por 12 meses).

¿Cómo se aplica la tasa de interés?

La tasa de interés normalmente se reporta en términos anuales; sin embargo, los intereses se pagan con la misma periodicidad con la que se paga el préstamo. Para calcular los intereses que se deben pagar en cada periodo se debe calcular la tasa de interés para el tipo de periodo establecido. Por ejemplo, para un préstamo con una tasa de interés anual del 12% que se paga mensualmente, la tasa de interés mensual será del 1% (12% entre 12 meses). De igual forma, un préstamo con la misma tasa de interés anual del 12% pero que se paga quincenalmente tendrá una tasa de interés quincenal del 0.5% (12% entre 24 quincenas).

La siguiente tabla muestra el cálculo de los intereses para un préstamo de $10,000 considerando diferentes plazos y una tasa de interés anual del 12%.

Tasa de interés anual Tasa de interés mensual Plazo en meses Pago de Interés Promedio Mensual sin IVA Pago mensual total (préstamo más intereses sin IVA) Pago de interés total (sin IVA) Pago total (préstamo más intereses) sin IVA
12% 1% 6 $59 $1,725 $353 $10,353
12% 1% 12 $55 $888 $662 $10,662
12% 1% 24 $54 $471 $1,298 $11,298

De la tabla anterior se puede observar que, para una tasa de interés dada, en la medida que un crédito se pague en más tiempo (mayor plazo), el pago periódico (pago mensual del préstamo más intereses) será más bajo, pero los intereses totales generados serán mayores.

Por lo anterior, al contratar un crédito es importante considerar tanto la tasa de interés como el plazo. Es importante elegir un plazo que corresponda a un pago mensual que se pueda pagar con los ingresos mensuales disponibles y que a su vez sea lo más corto posible para evitar el pago innecesario de intereses.

¿Qué es el Costo Anual Total (CAT)?

El costo del crédito no sólo depende de la tasa de interés sino también del plazo en el que se pague. Además, al momento de comparar es importante considerar el periodo para el cual se está reportando la tasa, pudiendo ser éste mensual, anual, quincenal, etc. El costo del crédito también depende de las comisiones y seguros que el banco cobre al consumidor de forma obligatoria.

Por lo tanto, la comparación de créditos se vuelve complicada pues los créditos pueden ser baratos respecto a la tasa de interés, pero caros respecto a comisiones o seguros, y viceversa. Además, un crédito puede ser más barato si se repaga en un plazo menor que otro.

Para facilitar la comparación del costo de los créditos, el Banco de México diseñó un indicador de Costo Anual Total (CAT) que resume en un solo número el costo anual del crédito considerando todos los factores que afectan el costo. En particular, el CAT considera la tasa de interés, el monto del crédito, las comisiones y seguros obligatorios, y el número y la periodicidad de los pagos. Así, para comparar créditos los consumidores sólo deben saber que entre más grande sea el CAT, más caro es el crédito.

¿Qué es el enganche y cuál es la diferencia con el aforo?

Los créditos para la compra de automóvil o vivienda requieren que el acreditado (persona que solicita el crédito) tenga un enganche disponible, es decir una cantidad de dinero al inicio del crédito para cubrir una parte del valor del bien. Así, el monto de crédito será equivalente a la diferencia entre el valor del bien (auto o vivienda) y la cantidad de dinero que el consumidor tenga disponible al inicio del crédito (enganche).

El enganche se expresa comúnmente como un porcentaje del valor total del bien. El aforo corresponde a la parte proporcional del valor del bien que el banco le prestará al consumidor y es por lo tanto el complemento del enganche, también expresado en porcentaje. Es común que los bancos establezcan límites para el aforo mínimo y máximo que pueden prestar, lo cual, para un valor particular de un bien, representa el monto mínimo y máximo que el banco está dispuesto a prestar. La siguiente tabla muestra la relación entre enganche y aforo para un bien con un valor de $1,000,000.

Valor del bien Monto del enganche Enganche en % Aforo
$1,000,000 $100,000 10% 90%
$1,000,000 $200,000 20% 80%
$1,000,000 $300,000 30% 70%
$1,000,000 $400,000 40% 60%
$1,000,000 $500,000 50% 50%

¿Qué es una tabla de amortización?

Una tabla de amortización muestra la manera en la que el crédito se pagará (amortizará) en el plazo establecido hasta liquidarse por completo. Permite conocer la manera en la que se construye el pago periódico a partir del pago del capital (monto que se destina a cubrir parte del préstamo), los intereses, las comisiones, los seguros y el IVA correspondiente de cada periodo. Por lo tanto, es de utilidad para saber el costo total del crédito y comparar la parte correspondiente al pago del préstamo y las partes correspondientes a intereses, comisiones y otros cargos. Además, la tabla de amortización permite saber el saldo insoluto del crédito (el monto restante para liquidar el préstamo) en cada periodo durante la duración del crédito. A continuación se muestra un ejemplo.

Considere un crédito por un monto de $10 mil pesos, que cobra una tasa de interés anual del 12% y se paga en un plazo de 6 meses, con una comisión mensual de $10 pesos y un seguro mensual de $20 pesos. La tabla de amortización de este crédito sería la siguiente.

# Pago Saldo insoluto Amortización (pago a capital) Intereses Comisiones Seguros IVA de Intereses, comisiones y seguros Pago total del periodo
1 $10,000 $1,595 $100 $10 $20 $21 $1,745
2 $8,405 $1,613 $84 $10 $20 $18 $1,745
3 $6,792 $1,632 $68 $10 $20 $16 $1,745
4 $5,160 $1,651 $52 $10 $20 $13 $1,745
5 $3,509 $1,670 $35 $10 $20 $10 $1,745
6 $1,839 $1,689 $18 $10 $20 $8 $1,745

Donde:

# Pago: Identifica cada uno de los 6 periodos en los que se debe pagar el crédito.

Saldo insoluto del periodo actual: Es el monto de la deuda al inicio de cada periodo. En el ejemplo, el monto de la deuda al inicio del primer periodo es de $10 mil pesos, esto es el monto original del crédito. Se obtiene al restar el pago realizado en el periodo anterior del saldo insoluto de ese periodo más los intereses, comisiones y seguros del periodo. Es decir, es el saldo resultante de restar del saldo insoluto del periodo anterior la amortización o el pago a capital realizado en ese periodo. El saldo insoluto es el saldo sobre el que se calculan los intereses, por esta razón en los primeros periodos el monto de intereses es mayor ya que el saldo insoluto es mayor.

Amortización o pago a capital: Es el monto que reduce el saldo insoluto en cada periodo. Equivale al pago total del periodo, menos los intereses, comisiones, seguros e IVA de estos. Nótese que entre menos intereses, comisiones y seguros se paguen, el pago a capital se incrementa y por tanto el saldo insoluto se reduce más.

Intereses: Es el monto de intereses a pagar en el periodo, calculados en función de la tasa de interés y el saldo insoluto en el periodo.

Comisiones: Es el monto de comisiones a pagar en el periodo.

Seguros: Es el monto de seguros a pagar en el periodo.

IVA de Intereses, Comisiones y Seguros: Es el IVA a pagar en el periodo correspondiente a estos conceptos. Nótese que en el caso de créditos hipotecarios no se cobra IVA por los intereses.

Pago total del periodo: Monto a pagar por el usuario en cada periodo durante la vida del crédito. En la medida que los intereses y accesorios (comisiones y seguros) sean más bajos, el pago del periodo será más parecido al monto de la amortización del periodo, es decir el pago del periodo reducirá más el saldo insoluto. Por lo regular el pago del periodo es un monto fijo a lo largo del plazo del crédito, excepto cuando la tasa de interés cambia en el tiempo o el cargo de los accesorios (comisiones y seguros) se realiza con una periodicidad distinta a la del pago periódico; por ejemplo cuando un seguro que se paga al inicio del crédito o anualmente, cuando los pagos del crédito se realizan mensualmente.

¿Qué seguros se requieren para contratar un crédito?

El banco que otorga un crédito requiere que el acreditado (persona que recibe el préstamo) adquiera los seguros que le permitan al banco recibir el pago del crédito cuando por cualquier razón el acreditado se imposibilite para pagarlo.

En general, para cualquier crédito se requiere contratar un seguro de vida que cubra la totalidad del préstamo (o saldo restante) en caso de que el acreditado fallezca. Adicionalmente, en los casos en los que el seguro de vida no cubre el riesgo de invalidez, algunos bancos solicitan la contratación adicional de un seguro por invalidez.

Algunos bancos también solicitan la contratación de un seguro de desempleo que cubran un cierto número de pagos en caso de que el acreditado pierda su empleo.

Y en el caso de créditos destinados para la adquisición de un bien (auto o casa), los bancos requieren la contratación de un seguro de daños que cubra el valor del bien.

Es importante mencionar que el banco no puede obligar al acreditado a contratar seguros con el propio banco pues el acreditado tiene la libertad de elegir con que aseguradora contratar. Sin embargo, es común que los bancos ofrezcan dichos seguros a través de convenios con aseguradoras y la posibilidad de incorporar el costo de los mismos al monto del crédito de tal manera que el acreditado no tenga que pagar dichos seguros al inicio del crédito. En este caso, los intereses se calculan sobre el monto total del crédito, incluyendo el monto de los seguros.

¿Qué son las comisiones y cuáles tipos de comisiones existen?

Cualquier pago, adicional a los intereses, que el banco cobra por sus servicios. Las comisiones se pueden dividir en tres tipos: de acceso, de uso, y penalizaciones.

Las comisiones de acceso son aquellas que se deben pagar para tener acceso al crédito. Entre las más comunes se encuentran la anualidad de las tarjetas de crédito, la comisión por apertura del crédito, la comisión por administración y los gastos de investigación.

Las comisiones de uso dependen del comportamiento del acreditado y son aquellas que se pagan al obtener un servicio del banco relacionado con la disposición (obtención del dinero) del crédito. Entre las más comunes se encuentran la comisión por disposición y, en el caso de las tarjetas de crédito, la comisión por retiro de efectivo en cajero o corresponsal bancario, entre algunas otras.

Finalmente, las comisiones por penalizaciones son las que se cobran cuando el acreditado incumple con algún compromiso de pago establecido en el contrato. Entre las más comunes se encuentran las comisiones por pago tardío.

Las comisiones se pueden cobrar de dos formas, como un monto variable que se calcula con base en alguna referencia (ej. monto del crédito, monto de disposición, etc.) o como un monto fijo. Por ejemplo, la comisión por apertura normalmente se cobra como un porcentaje del monto del crédito y la comisión por administración normalmente se cobra como un valor fijo independientemente del monto del crédito. De manera similar, en tarjetas de crédito, la comisión de anualidad se cobra como un monto fijo y las comisiones por retiro de efectivo en cajero automático se cobran como un porcentaje del monto retirado (disposición).

Es importante señalar que no todos los bancos y productos cobran las mismas comisiones y por lo tanto es importante comparar para elegir el crédito que ofrezca mejores condiciones.